Ellas: El último libro del Dr. López Rosetti

504

El Dr. Daniel López Rosetti es especialista en Clínica Médica y Cardiólogo Universitario y Jefe del Servicio de Medicina del Estrés del Hospital Central Municipal de San Isidro, Buenos Aires. Es profesor titular de Psicofisiología de la Facultad de Psicología, Universidad Maimónides, Director del Curso Universitario de Medicina del Estrés y Psiconeuroinmunoendocrinología clínica de la Asociación Médica Argentina (AMA). También es Presidente de la Sociedad Argentina de Medicina del Estrés (SAMES).

Es Director de la Unidad de Ecobioética de la UNESCO del Hospital Central Municipal de San Isidro adherido a la Universidad de Buenos Aires. Miembro titular de la Asociación Médica Argentina y de la Sociedad Argentina de Cardiología. Miembro de la Sociedad Española para el estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS). Fellow del American Institute of Stress de Nueva York. Fue presidente del primer, segundo y cuarto Congreso Argentino de Medicina del Estrés en los años 2001, 2005 y 2016 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Se especializó en el estudio del síndrome del estrés, desarrollando programas originales de diagnóstico y tratamiento para el abordaje de este fenómeno en constante expansión en la sociedad moderna.

Desarrolló una metodología original para el diagnóstico de vulnerabilidad en el síndrome del estrés, el perfil psicobiológico del estrés y el primer programa de manejo del estrés (PROMES) en un hospital público. Director del programa de meditación en colegios (PROMECO) incluido en Unidad de Ecobioética de la Red Iberoamericana de la UNESCO.

Publicó trabajos científicos sobre su especialidad y expuso en numerosos congresos médicos nacionales e Internacionales.

Publicó “Estrés, epidemia del siglo XXI” (2000), “El cerebro de Leonardo” (2006) , “El estrés de Jesús” (2009), “Historia clínica” (2011), “Historia clínica 2” (2014) y “Ellas. Cerebro, corazón y psicología de la mujer” (2016). Historia clínica dio lugar a una producción televisiva presentada en las pantallas de Telefe, América TV y Canal 9 de Mendoza. El ciclo fue distinguido con un Martín Fierro.

Fue galardonado con los premios Santa Clara de Asís (2014) por su labor en programas de divulgación médica; Premio Argentores al mejor guión unitario por Historia clínica (2012); Premio Arrhythmia Alliance Argentina, Bienal (2011-2012) por acciones desarrolladas para prevenir arritmias cardíacas; Premio Consenso Salud (2014) a la trayectoria en la comunicación en salud; Premio Isalud (2014) por comunicación y salud; AADEYR (2009-2011) Asociación Argentina de Esclerodermia y Raynaud; Premio APSAL 2016 otorgado por la Asociación Profesionales de Salud y Alimentos por Periodismo científico.

Extractamos algunos conceptos de diversos reportajes que se le efectuaron:

“El estrés es un proceso que comienza con la percepción psicológica de los hechos que le acontecen a la persona. En medicina del estrés decimos que no importa lo que sucede sino lo que uno cree que sucede. Es un fenómeno básicamente subjetivo. Lo que tiene influencia psicológica en el individuo tiene traducción física a través de las funciones neurológicas, de las funciones hormonales y de las funciones inmunológicas. Entonces dependiendo de cuál es la alteración, la patología o la sintomatología que tiene el paciente es el abordaje dentro de la medicina del estrés.

Entre los síntomas más comunes está el cansancio, el agotamiento, el nerviosismo, la ansiedad, el insomnio, la disminución de la facultad del control, el cambio de humor o carácter, síntomas físicos como acidez de estómago, trastornos digestivos, trastornos en la presión arterial, dolores de pecho, alteraciones en la piel, contracturas musculares, etcétera. Se trata de un conjunto de signos y síntomas físicos y psicológicos que son muy diversos de acuerdo a la persona que tiene afección por estrés.”

Con respecto a la divulgación de los conocimientos científicos: “ Yo tengo una obsesión que es comunicar fácil. Tengo una anécdota que me cambió la vida. Cuando estaba en tercer año de medicina en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y hacía docencia como ayudante de Fisiología, un día mi mamá me pregunta algo sobre una enfermedad. Yo le respondo con palabras muy difíciles, incomprensibles y seguramente con soberbia. Mi mamá me dejó que hablara un rato largo y cuando terminé de charlar le dije algo terrible que es «¿entendiste?». Entonces me dijo que no, y que si hablaba así de difícil nunca iba a curar a nadie. Yo me di cuenta, con el tiempo, de que me había enseñado dos cosas: una es que me dio un cachetazo a la soberbia, y la otra es que me enseñó a hacer medicina, porque la comunicación es parte de la medicina. Si uno no se comunica con el paciente, no hay acción terapéutica. La comunicación es una herramienta médica. Las comunicaciones poderosas, las comunicaciones potentes tienen que ver con lo emocional. Las personas tenemos racionalidad, pero la verdad que tenemos millones de años de emoción y muy pocos años de razón. De hecho, la mayoría de nuestras razones no son razones, son emociones racionalizadas.”