La dieta mediterránea fomenta la microbiota intestinal asociada a un envejecimiento saludable

Foto: 65 y más.
292

Un nuevo estudio ha revelado que la adhesión a la dieta mediterránea durante 12 meses se asociaba con cambios beneficiosos en la microbiota intestinal relacionada con el freno de la fragilidad y el deterioro cognitivo en las personas mayores, al tiempo que reduciría las bacterias intestinales asociadas a la inflamación.

Los científicos analizaron el microbioma intestinal de 612 personas de 65-79 años, antes y después de 12 meses de seguir su dieta habitual (n = 289) o una dieta mediterránea (n = 323), rica en frutas, verduras, frutos secos, legumbres, aceite de oliva y pescado, y pobre en carnes rojas y grasas saturadas. Los participantes, que al principio del estudio eran considerados frágiles (n = 28), al borde de la fragilidad (n = 151) o no frágiles (n = 433), vivían en cinco países europeos: Francia, Italia, Países Bajos, Polonia y Reino Unido.

Los hallazgos se asociaron primero con la contención de la pérdida de diversidad bacteriana y con un aumento de los tipos de bacterias que antes se relacionaban con varios indicadores de reducción de la fragilidad, como la velocidad al caminar y la fuerza de agarre de la mano. Por último, se observó una mejora de la función cerebral, como la memoria, y una reducción de la producción de sustancias inflamatorias potencialmente nocivas.

Un análisis más detallado reveló que los cambios microbianos estaban asociados con un aumento de las bacterias conocidas por producir ácidos grasos de cadena corta beneficiosos y una disminución de las bacterias implicadas en la producción de determinados ácidos biliares, cuya sobreproducción se relaciona con un mayor riesgo de cáncer de intestino, resistencia a la insulina, hígado graso y daños celulares.

FUENTE: [Gut 2020; Feb 17. [Epub ahead of print]]Ghosh TS, Rampelli S, Jeffery IB, Santoro A, Neto M, Capri M, et al. PUBLICADO EN NEUROLOGÍA.COM MARZO 2020

Foto: 65Ymas.com