12 años atrás, un paper científico ya consideraba los coronavirus como una «bomba de tiempo»

Foto Diario Crónica.
430

La Nación– En octubre de 2007, cuando las palabras «Wuhan» y «coronavirus» (notación científica CoV) eran absolutamente ajenas a la mayoría de nosotros, un equipo de científicos publicó un trabajo sorprenden-temente premonitorio en la revista Clinical Microbiology Reviews.

En el paper, los autores, Vincent Cheng, Susanna Lau, Parrick Woo y Kwok Yung Yuen, del Laboratorio de Enfermedades Emergentes de la Universidad de Hong Kong, hacen una detallada descripción biológica y molecular del microorganismo. Pero luego, y esto es lo más notable, se preguntan si deberíamos estar preparados para la reemergencia del SARS (que había provocado un brote en el sudeste asiático con alrededor de 8000 casos y un 10% de letalidad cinco años antes).

Y contestan: «Se sabe bien que los coronavirus son dados a la recombinación genética, que puede llevar a nuevos genotipos y brotes. La presencia de un gran reservorio de virus del tipo SARS-CoV en murciélagos herradura, sumada a la cultura de comer mamíferos exóticos en el sur de China es una bomba de tiempo. No debería ignorarse la posibilidad de reemergencia del SARS y otros virus, y por lo tanto necesitamos estar preparados».

Consultado el virólogo Juan Manuel Carballeda, de la Universidad Nacional de Quilmes dijo que intervienen en la transmisión del virus  “los murciélagos, de los que existe una enorme diversidad. Solo de los ‘herradura’ (mencionados en el estudio) hay unas 130 especies. Muchos se preguntan por qué no adquirimos patógenos de los perros, con los que tenemos tanta intimidad.

Ellos tienen sus patógenos, pero son una sola especie. En cambio, los murciélagos son el segundo grupo de mamíferos más exitoso después de los roedores y cada especie tiene sus patógenos particulares. Además, estamos hablando de virus que  no se replican usando ADN sino ArM por lo  que mutan mucho más que otros y pueden hacer recombinación, lo que genera aún más diversidad».

Foto: Diario Crónica